25/08/2011

 

Hoy volvemos a traer noticias tristísimas. Llevamos una racha tremendamente mala, llena de lágrimas y de despedidas. Esta vez es Moco el que nos deja un sabor de boca horrible. Hoy, jueves 25, le llevamos al veterinario, junto con Rafi, para esterilizarlo.

Rafi tuvo una cirugía estupenda. Moco, en cambio, no llegó a la mesa del quirófano. Al principio parecía que sólo estaba nervioso, aunque enseguida vimos que la cosa no iba bien. La anestesia le provocó un fallo cardíaco, cuya reanimación fue imposible. Moco se fue allí, delante nuestro, como la más triste de las sorpresas.

Tras este terrible accidente, se procedió a la autopsia de nuestro perrito. Moco tenía una malformación en su corazoncito, posiblemente de nacimiento, que era imposible de prever. El calmante alteró demasiado el corazón y no hubo manera de salvarlo.

Es increíble que este tipo de enfermedades sean tan, tan poco frecuentes y que, por azar, nos haya caído a nosotros, después de tantas lágrimas ya derramadas días atrás.

Adiós Moco, gracias por este escasísimo tiempo a nuestro lado. Es tristísimo que te hayan abandonado de una forma tan vulgar, pero más triste es que hayas perdido tu verdadera oportunidad. Siempre estarás en nuestro recuerdo. Hasta siempre.

100_6501

No hay comentarios: