ADA

 100_1646[4]

Ada apareció el 7 de Febrero de 2010. La encontramos junto al hotel de Sahagún, muerta de hambre y muy débil. En cuanto vio comida nos dejó hacerle de todo, la metimos en el coche sin problemas.  Su estado dejaba mucho que desear.

         ANTES                                    DESPUÉS

DSCN3226 100_1534[4]

Tenía tumores en las cadenas mamarias, uno de ellos enorme. Ya fue operada, aunque al esterilizarla se descubrió que tenía el útero también lleno de ellos. Por suerte las operaciones fueron todo un éxito.

P2110039[5]

Desde el principio, Ada caminaba un poco mal con las patas de atrás, pero eso no le impedía tener una vida normal. En Abril de 2011 empezó a caerse de forma constante. Las radiografías revelaron que la cabeza del fémur estaba muy desgastada y que no encajaba con la cadera, lo que hace que se caiga. La medicación ha hecho que Ada pueda caminar y salir de paseo con normalidad, aunque camine con un poco de torpeza, pero al menos no le duele y lleva una vida normal. En el siguiente vídeo podéis verla caminando.

Es una perra muy obediente. Ahora está en casa de acogida con otros perros y se lleva genial con ellos. A pesar de su displasia, es la primera que sale por la puerta cuando toca paseo y va encantada de la vida. Se la puede llevar suelta, que obedece cuando la llaman.

100_1542[4]

-----------------------------------------------------

Ada se nos fue el 31 de Julio de 2011. Llevaba unos 7 meses en una casa de acogida; había mejorado muchísimo desde que la sacamos del albergue, aunque poco a poco su cadera empeoraba. Tomaba corticoides para evitar el dolor y, con ello, llevaba una vida totalmente normal.

100_6081 

El domingo día 31, Ada no podía casi moverse. Al principio arrastraba la mitad de su cuerpo y, finalmente, era incapaz de moverse. Decidimos llamar al veterinario de urgencia a media tarde, ya que la situación no mejoraba. Le hicieron un examen general y una ecografía, lo que reveló que el problema lo estaba provocando uno de los tumores de los que ya fue operada. Éste estaba inflamado e infectado, lo que le aumentó la cantidad de líquidos en las patitas de atrás y, por lo tanto, le impedía moverse.

100_6090

No había demasiadas esperanzas para ella. Ada era ya muy mayor y su cadera estaba ya muy tocada. Quizá se le podrían haber dado algunos días más, pero sin movilidad y con muchos dolores, además de una fiebre continua. La decisión fue tomada por las veterinarias y por nosotros, llegando a la conclusión de que lo justo era impedir que sufriera. Murió a las 12 en punto de la noche, después de que estuviéramos toda la tarde peinándola, dándole mimos, chucherías, mucha agua y mucho amor. Murió totalmente feliz en nuestros brazos, sin sufrimiento y con una despedida dulce y bonita. Hasta siempre Ada.

No hay comentarios: